Volver a Jugar: Ayodele Roberts

Volver a Jugar: Ayodele Roberts

Ayodele Roberts
Trinidad y Tobago

Entrevista a Nicole Roberts, nacida en Trinidad y Tobago y mamá de Ayodele (3 años). Vinieron a Argentina para operar el Amartoma Hepático Quístico que Ayodele tenía en su hígado.

Luego de una exitosa operación, aquí su testimonio.

¿Cuál fue el diagnóstico Ayodele?

Nicole: Su diagnóstico fue que tenía un quiste hepático benigno y el pronóstico era muy bueno. Sin embargo, era necesario que consiguiéramos hacer una cirugía que no está disponible en Trinidad y Tobago.

Al principio, antes de que tuviéramos el diagnóstico correcto, cuando nos dimos cuenta de que había una masa en su hígado fue aterrador. Pero mi comunidad, en la iglesia a la que voy, tenemos gente que rezó por su salud y nos apoyó. Luego los médicos en Trinidad continuaron con la investigación y se dieron cuenta de que era un quiste y la noticia de Dios es que era benigno, así que los médicos trataron de eliminarlo. Ayodele tuvo entonces una cirugía inicial en octubre de 2012. Cuando lo abrieron y vieron lo grande que era el quiste los médicos intentaron removerlo. Pero estaba muy involucrado en el hígado y ellos hicieron lo que pudieron en ese momento.

Lo que estaban esperando con la cirugía era que se dreanar el líquido que se estaba formando en su estómago por el quiste. Sin embargo, eso no funcionó porque en el próximo mes su estómago comenzó a llenarse otra vez. Y era complicado porque, el quiste tenía tres compartimentos. Los médicos lograron drenar la mayor parte del compartimiento principal pero había otro compartimiento que estaba lleno de líquido también. Así que lo que pasó, es que fue drenado inmediatamente al mes siguiente, en noviembre. Y entonces, su estómago quedó bien por un buen rato. Pero en abril se llenó de nuevo hasta el punto de que era incómodo y tuvo que tener otro drenaje. Creo que en total, fueron tres o cuatro drenajes antes de venir aquí.

¿Cómo se decidió a venir a Argentina y realizarse la cirugía con la Fundación ETHE?
Cuando nos dimos cuenta de que no podíamos lidiar con esto en casa, tengo que confesar que, en un principio, miramos a los EEUU. Porque mi mamá es ciudadana de allí y vive a diez minutos de uno de los mejores hospitales. Así que empezamos a ver las opciones en los EEUU. Tuvimos algunas buenas respuestas iniciales, creo que una de las primeras fue de una fundación en Canadá que asiste a niños enfermos de todo el mundo. Bueno, después de enviar todas las muestras y papeles dijeron: “No podemos hacerlo.” No creo que dieran muchas más razones, sólo que no podían hacerlo.

Así que estaba cerrada esa vía y continuamos buscando en los Estados Unidos. Mi agente del seguro médico envió notas y papeles a algunos lugares; creo que fueron algo así como nueve hospitales. Sólo tres de ellos de los Estados Unidos y uno de Canadá estaban dispuestos a mirarlo y a tomarlo como un caso. Luego se tomaron un tiempo para devolvernos el precio de la cirugía y en el mes de agosto llegaron finalmente algunas cifras.

Así es como encontré en Internet acerca de la Fundación ETHE. Algunos médicos en particular, que eran la Doctora Doodnat y el Doctor Lee, habían mencionado la opción argentina antes pero nosotros estábamos viendo a los Estados Unidos. Esto fue porque estábamos estudiando la barrera del idioma y la distancia en la que se encuentra Argentina de casa. Pero después de recibir las cotizaciones de los Estados Unidos, los llamé para buscar otras opciones ya que el premio era un poco prohibitivo. El seguro médico habría cubierto la mitad de la cirugía y yo hubiera tenido que recaudar los fondos para la otra mitad. Así fue que nos encontramos con Fundación ETHE y mi marido y yo nos pusimos a investigar su sitio – por eso es que el sitio es muy importante- Y también investigamos historias en Trinidad en los periódicos línea acerca de la Fundación ETHE. Y cuando vimos que había trasplantes y cirugías realizadas por el Doctor Luque empezamos a emocionarnos. Porque vimos un camino por el que habían pasado otros trinitenses. Había algunos que realmente estaban mejor en Trinidad después de venir aquí y tener la experiencia de la cirugía con el Dr. Luque. Así que empezamos a sonreír. Sí. Empezamos a sentir mejor.

Luego la médica en Trinidad, Doctora Doodnat, comenzó a interactuar con el Doctor Luque enviándole algunos exámenes médicos que solicitaba. Y empezaron a recopilar la información que necesitaba y luego, él envió un presupuesto. Y debo decir que nos quedamos impresionados por la cifra que envió de vuelta porque esperábamos que fuera mucho más caro de lo que era.

¿Cómo te sientes con los servicios ofrecidos por la Fundación ETHE?

Creo que es excelente y bien cualificado. Sentí que las enfermeras son muy humildes y orientadas al servicio. Tengo que confesar que nos hicieron sentir muy cómodos así que no tengo nada de qué quejarme. Sólo tengo cosas positivas que decir acerca de la calidad de los servicios médicos que recibimos aquí. Dr. Luque, por ejemplo, había estimado que Ayodele tendría que permanecer en el hospital durante dos semanas. Pero luego él tuvo que quedarse una semana más porque generó una infección y yo me sentí muy cómoda en ese momento. Me hicieron sentir muy bien. Lo único que importaba era que él se sintiera mejor ¿sabes?

¿Qué le dirías a otra familia que está pasando por una situación similar en casa o en otro país?

Lo primero que me gustaría decirles es que hagan tanta investigación como puedan. Creo que de alguna manera por nuestros vínculos históricos con América del Norte, eso fue lo primero que me vino a mí. Quiero decir, los medios son América del Norte y en ellos se ve que hay instalaciones en los Estados Unidos y que son de calidad. Pero eso se convirtió en un obstáculo para mí, fue lo único que podíamos ver hasta que llegó la realidad del costo de los servicios médicos allá. Así que mi primer consejo es orar. Espero que tengan una comunidad para apoyarlos y para ayudarles. Y hagan mucha investigación. Miren todas las opciones. Nosotros, después de la investigación, nos dimos cuenta de que hay una gran cantidad de países en el mundo que ofrecen servicios médicos muy razonables. El doctor Luque siempre estuvo disponible para nosotros. Creo que si hubiéramos hecho mejor investigación y hubiéramos leído las historias en la web, podríamos haber ahorrado algún tiempo y hubiéramos podido ver más opciones desde el principio.

¿Cómo te sentiste en Argentina con la barrera del idioma?

Sentí que – honestamente – tenía que mejorar mi español. ¡Muchos argentinos son bilingües y pueden hablar tres idiomas! He hablado con mucha gente aquí que habla un poco de inglés pero también pueden hablar un poco de francés. Así que creo que tengo que revisar mis habilidades y no estar tan orientada al inglés (risas). Hablando en serio, creo que el idioma no fue un problema aquí. La mayoría de los argentinos hablan más de un idioma. Pero yo tengo planes de volver aquí en unos pocos años. Es un país hermoso y le he dicho a algunos amigos que la gente aquí me recuerda a los trinitenses. Aunque se trata de una gran ciudad y la gente siempre se está moviendo; ¡si usted va a la terraza en la mañana puede ver a la gente moviéndose hacia arriba y hacia abajo! (risas). Pero la gente de aquí se reúne para relajarse juntos, se los oye cantar por la mañana. Y eso realmente fue como estar en casa porque allá en Trinidad también salimos mucho juntos. La gente está muy orientada a la familia, les gusta pasar los ratos juntos. También son cálidos y hospitalarios cuando se llega a su país también como los trinitenses. Eso fue muy agradable.

¡Gracias por confiar en Fundación ETHE!